Patrones de Blues

Introducción

El Blues es un género de lo más agradable de tocar. Se presta mucho a la improvisación y es por ello el preferido por la mayoría de músicos para llevar adelante un jammin.

En lo que toca a nuestro instrumento, se trata de un ritmo de métrica cuaternaria. El tempo del tema es un determinante mayor del tipo de patrón a emplear, como veremos posteriormente.

Si bien existen derivaciones del blues tocadas a ritmo de corcheas y semicorcheas, lo clásico es hacerlo a ritmo de tresillos. Estos se marcan en los platillos de ritmo, en tanto que el bombo y la tarola ocupan los tiempos fuertes y débiles, respectivamente.

Para las canciones diseñadas del modo más tradicional, dividimos los temas en secciones de doce compases, esto es, tres vueltas de cuatro compases cada una. Es por tal motivo que a este tipo de canciones se las suele agrupar bajo la denominación general de Twelve Bar Blues (blues de doce compases).

Si bien la lírica se extiende hasta el último tiempo del décimo compás, la llevada de batería suele comprometer las once primeras medidas, reservando los cortes para la última barra de cada sección.

Los temas de blues son fáciles de reconocer auditivamente, ya que respetan un formato armónico estándar:

A*4 + B*2 + A*2 + C*1 + B*1 + A*1 + R*1

donde A, B y C representan los acordes empleados, R el compás de remate o turnaround, y los dígitos el número de medidas para cada acorde dentro de una misma sección. Por lo general, el compás de remate recurre al acorde C al culminar una sección, y al acorde A para darle fin al tema.

Patrones Básicos

Hay dos tipos de patrones con los que acompañar el blues clásico:

  • Patrones de Tresillos
  • Patrones de Shuffle

Los primeros marcan el ritmo con los doce tresillos de corcheas en los platillos de ritmo: hi-hat o ride. Los últimos obvian el segundo de cada tiempo, tocando sólo el primer y el tercer tresillos.

Mientras el charles se reserva para los versos, el ride se emplea para acompañar los coros y los solos, sean de guitarra, piano o armónica.

Revisemos algunos de los patrones más populares en batería, con los que todos deberíamos empezar a tocar este género.

Patrones de Tresillos

Estos son los más recurridos para tocar temas lentos de blues. En los siguientes ejemplos consignaremos el contratiempo como platillo de ritmo, pero todos pueden tocarse en el ride si el momento lo exige.

Comencemos con el patrón básico del blues tradicional.

Patrón Tipo 1

Tresillos en el hi-hat, marcando negras en el bombo o la tarola en los tiempos fuertes y débiles, respectivamente.

Patrón Tipo 2

Se agregan dos golpes de bombo en los tiempos débiles, esto es, al unísono con la tarola.

Patrón Tipo 3

Al patrón básico se le agregan dos golpes de bombo, en el último tresillo de cada tiempo débil (2 y 4).

Patrón Tipo 4

Al patrón básico se le agregan dos golpes de bombo, en el último tresillo de cada tiempo fuerte (1 y 3).

Patrón Tipo 5

Al patrón básico se le agregan cuatro golpes de bombo, uno en el último tresillo de cada uno de los cuatro tiempos.

Una vez dominadas estas secuencias básicas, podemos ya comenzar a ejercitarnos con los patrones de shuffle.

Patrones de Shuffle

Son los más recurridos para tocar temas rápidos de blues. Su diseño es similar a los anteriores, con la salvedad de no tocar el platillo de ritmo en ninguno de los segundos tresillos de cada tiempo.

Cabe señalar que se suele apelar a un número relativamente menor de golpes de bombo que en los patrones de tresillos, siempre acorde con tempos más acelerados, con el propósito de que la ejecución luzca cadenciosa pero nunca atropellada.

Otros Recursos

Al igual que otros géneros, son muy empleados los siseos, las notas fantasmas del tipo drop notes (notas de goteo) y los single-diddle.

Los siseos sobre el hi-hat se aplican preferentemente up-beat, vale decir, en el último tresillo del cuarto tiempo del compás. Empero, son también muy vistosos en el último tresillo de un tiempo fuerte, un momento antes de golpear la tarola.

A su vez, las notas fantasmas convencionales se tocan en la tarola en el segundo tresillo de cada tiempo, en cualquiera de los dos tipos de patrones. Sin embargo, hay un tipo especial de ellas que se aplican muy bien en el blues:

Drop Notes = Notas de Goteo

Reciben esta denominación porque surgen de dejar caer el tip de nuestra baqueta sobre el parche, como si la punta goteara, con el fin de multiplicar los impactos (notas fantasmas múltiples). Se ubican entre el segundo tresillo de un tiempo fuerte y el primero de un tiempo débil, interrumpiéndose sólo por la necesidad de elevar el percutor para aplicar un golpe fuerte en estos últimos (2 y 4).

En lo que respecta a los cambios breves, y a diferencia de otros estilos, la figura de valor no suele duplicarse. Más bien, los tresillos tocados mediante single-diddle de tipo 1x2 (DII) ó 2x1 (DDI) son los más comunes.

Si se decidiera duplicar la figura de valor, es posible recurrir tanto a los single-diddle como al double paradiddle para tocar seisillos. Una alternativa intermedia entre las dos anteriores es ejecutar galopes y contragalopes, interponiendo uno o más silencios de seisillos en pos de no sacrificar la cadenciosidad que distingue al blues.

También es muy común emplear flat flams con matices in crescendo o que se presenten silencios de extensión variable. Estos últimos son a veces muy prolongados, llegando a comprometer los tres primeros tiempos de un compás, ya sea que mantengamos o no un ostinatto en el bombo.

Es frecuente recurrir al chocking a cymbal (apagar un platillo crash con la mano izquierda) para dar comienzo a uno de estos compases silenciosos. En realidad, se trata de lo que conocemos como llamada y respuesta, entre nuestro instrumento y la voz incidental.

Este tira y afloja pretende crear zonas de tensión y relajación que permitan el lucimiento tanto del baterista como de los solistas, en la medida que unos y otros alternan toques y silencios.

Comentarios Finales

Si bien existen formas más complejas de tocar blues en batería, los principios fundamentales son los que acabamos de exponer.

De cualquier manera, una vez dominadas todas las secuencias antes expuestas, pueden seguir experimentando con variantes sincopadas como el Half-Time Shuffle, o con ejecuciones bimanuales o a manos abiertas, que demandan mayores recursos técnicos, escapando al propósito introductorio del presente artículo.

Video

A continuación la banda peruana Pro Blues, con Alex Acuña como baterista invitado, nos presenta su versión del clásico de Muddy Waters "Hoochie Coochie Man".

video