Resiliencia Baterística

Se conoce como resiliencia la capacidad de una persona o grupo de seguir proyectándose a futuro pese a condiciones adversas o hechos traumáticos. Referida a la órbita musical, se trata de una actitud mental positiva, que es absolutamente necesaria para trazarse una trayectoria, y se aplica tanto al músico de manera individual como a una banda en su conjunto.

Son muchos los momentos en que debemos apelar a la resiliencia, pero uno de los más comunes es cuando recién empezamos a tocar, pues nuestra inexperiencia nos suele jugar malas pasadas.

Incluso ya más metidos en la música, nadie estará nunca libre de tener una mala presentación, o verse en la situación de afrontar un recambio en la banda, ya sea el propio o el de algún compañero con el que teníamos cierta afinidad.

Bajo la lupa de la psicología, esta capacidad de resarcirse, de saber que algo mejor vendrá después y que la música ofrece revanchas, es del todo fundamental en una actividad tan competitiva.

Opuestamente, carecer de resiliencia inplicaría estancamiento como músicos o incluso el abandono de la carrera musical.

Es por ello imprescindible estar en capacidad de autosuperarnos y de vencer los obstáculos, de no dejarnos caer si no es para levantarnos de inmediato. Hay pues que perseverar pese a los escollos que se nos vayan presentando en el camino.

En el caso específico de la batería, un pequeño error, un golpe que te falte o te sobre, no puede detener tu ejecución, porque si te caes tú se cae el tema y la banda incluida. En tal sentido, lo único que queda es sobreponerse y seguir adelante pese a cualquier inconveniente.

Un ejemplo de resiliencia vinculado a nuestro instrumento es el caso de la banda de rock progresivo Genesis, en la que tras la deserción del vocalista Peter Gabriel tuvieron que apelar a su baterista, Phil Collins, para que asumiera la posición de cantante. Y ya sabemos que la banda alcanzó una proyección nunca antes vista, por lo menos no mientras Gabriel era parte del grupo.

Otro magnífico ejemplo es el de la banda de grunge Nirvana, cuya disolución a la muerte del líder, Kurt Cobain, llevó al baterista David Grohl a convertirse en cantante, guitarrista y líder de Foo Fighters.

Pero los casos más emblemáticos de resiliencia baterística son sin duda los de Rick Allen y Sandy Nelson. Siendo ya baterista de la banda Def Leppard, Allen sufrió la amputación de su brazo izquierdo a raiz de un accidente automovilístico. Empero, fue provisto de un kit electrónico que le permitió reasumir sus funciones mediante el uso de pedales.

Por su parte Nelson, uno de los grandes bateristas de estudio hacia fines de los 50's e inicios de los 60's, perdió su pierna derecha como consecuencia de un accidente motociclístico en 1963. No obstante, se reinventó para tocar el bombo con la pierna izquierda, como lo sigue haciendo hasta la actualidad.

Video

A continuación un solo de batería de Sandy Nelson en 1986, 23 años después del referido accidente.

video